en esta edicion en Editorial:

Patrimonio arquitectónico

 

 

image

Torreón Los Canelos, Valdivia 1888

©Conoce Valdivia

 

“Podemos vivir sin arquitectura y practicar el culto sin ella; pero no podemos recordar sin su auxilio”.

  John Ruskin

 

Después de un tiempo de receso, nos complace anunciar que la revista web Arkcisur ha vuelto a entrar en circulación. Esta vez abordando un tema que ha tomado cada vez más protagonismo en el acontecer nacional e internacional. Se trata del “patrimonio arquitectónico”, un fenómeno que ha revolucionado la forma de pensar y de habitar la arquitectura, que se ha convertido en el protagonista central de una serie de conflictos sociales, que ha despertado el interés tanto de los profesionales especializados, como del público en general. El patrimonio arquitectónico es el conjunto de las obras de arquitectura en “las cuales una comunidad reconoce sus valores específicos y particulares y con los cuales se identifica” (Carta de Cracovia, 2001); es el conjunto de bienes arquitectónicos de una nación acumulado a lo largo de los siglos, que, por su significado artístico, arqueológico, etc., es objeto de protección especial por la legislación.

En Chile la historia de la legislación patrimonial se remonta a 1925, cuando se encargó la redacción de un proyecto de ley sobre Monumentos Nacionales. En 1969 se presentó el “Proyecto de Ley que establece la protección del Patrimonio Histórico Cultural del Estado”, que luego entró en vigencia como Ley N° 17.288, que legisla sobre Monumentos Nacionales. A finales de la década de los noventa, a raíz de la destrucción masiva de la arquitectura a causa del negocio inmobiliario, el discurso del “patrimonio” comenzó a emerger desde distintas esferas. Surgieron las primeras agrupaciones en defensa del patrimonio, y el término se hizo cada vez más popular en los medios de comunicación y entre los mismos ciudadanos. En la actualidad la destrucción de los antiguos edificios que constituyen la memoria construida de una sociedad, se ha elevado al rango de una verdadera “cuestión patrimonial”, tema que abordamos en la presente edición.

 

Gabriela Mardones M.
Directora editorial Arkcisur